domingo, 13 de julio de 2014

LA LAGUNA TEMBLADERA -ORIGEN DEL RIO LA LECHE EN INCAHUASI

LA LAGUNA TEMBLADERA -ORIGEN DEL RIO LA LECHE EN INCAHUASI

Por: Dr. Leopoldo Vásquez Núñez


Lambayeque tiene 6 ríos, Zaña, Chancay, La Leche, Motupe, Olmos y Cascajal, de ellos los 2 primeros son los más caudalosos y desembocan en el mar, los otros no tienen desembocadura, aún más, los tres últimos cuando no hay lluvias se secan totalmente; los ríos Zaña y Chancay nacen en Cajamarca, la mayor parte de su recorrido está en esta región y sólo entran en territorio lambayecano al llegar a la costa; una parte del río La Leche nace en territorio lambayecano, otra nace en Cajamarca. El río Motupe es el único que nace y recorre territorio lambayecano, el río Olmos y Cascajal se originan en la sierra de Piura, distrito de Guarmaca, provincia de Huancabamba, recorren Lambayeque un pequeño tramo sólo cuando hay lluvias, encontrándose casi siempre secos casi todo el año , porque sólo tienen agua permanente en sus orígenes, en la cumbre de la cordillera occidental.

La parte de la cuenca del río La Leche que corresponde al territorio lambayecano, se origina en las alturas de la cordillera occidental de los Andes, por un lado en un canal natural que hace de desaguadero de la laguna Tembladera, la que mantiene su volumen por el aporte de manantiales originados en los humedales o bofedales que cubren la cumbre de la cordillera en forma de gruesas alfombras o colchones de hierbas que crecen al ras del suelo y retienen el agua de las lluvias como una esponja, que van escurriéndose de a pocos, formando primero pequeñas acequias, a veces en forma de túneles superficiales, por debajo de los pajonales. La laguna desagua por un canal natural que pronto se profundiza y forma una quebrada que se llama  Tembladera y recorre 11 km aguas abajo, hasta unirse con otra quebrada llamada Tungula, que se forma en los bofedales de las alturas ubicadas al lado izquierdo de la laguna Tembladera, en donde está otra laguna lamada Shinshin, ambas quebradas aumentan su volumen durante su recorrido con escorrentías que vienen de las alturas por ambos lados. a partir de la unión de las dos quebradas antes citadas, toma el nombre de río Moyan, que recibe el aporte aguas abajo de la quebrada Lipiano por la derecha y de las quebradas Lanchipampa y Saucetranca por la izquierda teniend este río un  recorrido de 11 km, hasta su unión con el río Sangana, que proviene de los distritos de Miracosta, San Juan de Licupis y Tocmoche de la provincia de Chota (Cajamarca), que por pertenecer a otra región constituye un tema a parte. El lugar de confluencia de estos dos ríos, se denomina el Higuerón, más conocido como “puente caído”, a partir de este lugar, se forma el verdadero río La Leche, que recorre pocos kilómetros antes de secarse a la altura de Pampagrande  y sólo cuando hay fuertes lluvias, prosigue su recorrido, atravesando el bosque de Pómac, luego Túcume, hasta Mórrope, en donde se une con el río Motupe, pero no llega al mar, porque las dunas y arenales forman una barrera que retiene sus aguas, formando un gran lago superficial que va hasta Sechura al que se denomina el lago “La Niña”.



Puente caído
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


La ruta de acceso a la cuenca del río La Leche, hasta sus orígenes en la laguna Tembladera, es por Ferreñafe y cubre una distancia de 130 km desde Chiclayo, se parte por la pista que va hasta Batangrande, con 51 km de distancia, el resto es una carretera afirmada, las poblaciones y lugares existentes a lo largo del trayecto son, Picsi, Ferreñafe, Pítipo, La Saranda, Bosque de Pómac, Batangrande, Motupillo, La Traposa, Mayascón, Mochumí viejo, La Libertad, La U, el Algarrabito, Puente Caído, Laquipampa, Oxapampa, Moyán, El Campamento, Uyurpampa y Marayhuaca, esta ruta no comprende la ciudad de Incahuasi, a donde se va por otra vía a partir del campamento.


Parque de Ferreñafe con la Iglesia Catedral
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez

Las poblaciones más notorias existentes en esta cuenca, son Incahuasi, la capital del distrito del mismo nombre, ubicado en la subcuenca de la quebrada Tungula, a una altura de 3000 m.s.n.m.; hay otros centros poblados como Uyurpampa, Marayhuaca, Sinchigual, Canchalalá, ubicados en la subcuenca de la quebrada Tembladera, todos por encima de los 3000 m.s.n.m.; más abajo está Moyan, Guairul, Janque, Atumpampa, entre los más notorios.

Lo más notorio que se aprecia en el trayecto es la ciudad de Ferreñafe, capital de la provincia del mismo nombre y en cuyo territorio está la cuenca del río La Leche, sigue el Bosque de Pómac, que es un Santuario Histórico Nacional, en donde se preservan los restos arqueológicos de la cultura Sicán, en su entrada está  el “algarrobo milenario”, nombre dado por el destacado periodista, investigador de la cultura lambayecana, Pepe Maeda Asencio, se trata de un gran árbol con el tronco retorcido y caído, de muchos años de antigüedad; en este bosque también se apreciaia  el lecho seco del río La Leche y se entra al bosque de algarrobos en donde están las famosas pirámides de la cultura Sicán, siguiendo la ruta se llega a la población de Batangrande, en donde se aprecia una elegante construcción colonial, que era la casa hacienda de los antiguos dueños, de apellido Aurich, allí se originó el club de fútbol Juan Aurich, también cuenta con un moderno mercado, donde se puede tomar un buen desayuno o almorzar,  luego se pasa por Mayascón, lugar famoso en el siglo pasado, porque allí se estableció una plantación de cacao, que sirvió para la fabricación del histórico chocolate Mayascón, apreciado en todo el Perú, cuya dueña era la testamentaria “viuda de piedra de hijos”, en la actualidad todavía perduran algunos árboles de cacao, en este lugar  la carretera pasa por debajo de un frondoso árbol de fico, que puede ser el árbol más voluminoso de Lambayeque en la actualidad; más allá está el Puente Caído, llamado así, porque en un repunte del río Sangana, sobre el cual se encuentra, en el verano del año 1972, debido al fuerte fenómeno del Niño, una gran descarga lo derribo de un solo lado y así echado o caído ha seguido usándose por mucho tiempo, hace poco se ha reemplazado con un puente moderno, este lugar es importante porque aquí, confluye el río Moyán con el Sangana, para formar el río La Leche y aquí es el límite entre Lambayeque y Cajamarca. Siguiendo una corta distancia, está el jardín botánico, “el Higuerón”, propiedad del ecologista doctor Demetrio Gonzales Balzeca, activista e impulsor de la conservación de la biodiversidad y medio ambiente, allí puede verse una serie de plantas procedentes de diferentes regiones del Perú, incluida la Selva,felicitaciones al citado doctor por su liderazgo en la conservación de la naturaleza en nuestra región.

Garzas anidando en un algarrobal de Pítipo
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cartel en la entrada del bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Algarrobo milenario y su cartel
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Algarrobo milenario y su cartel
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bosque de Pómac con el cauce seco del río La Leche
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Huaca el Loro en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cauce seco del río La Leche en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Zorrillo en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Un chilalo en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Planta de sapote en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Vichayo en el bosque de Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Suelda con suelda en Pómac. Es una planta parásita, usada para curar lisiaduras y roturas de huesos
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


Palo blanco en Pómac
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


Desde la formación del rio la leche,aguas abajo , se puede observar un amplio valle lleno de arrozales hasta donde se agota su caudal y se seca  al entrar al bosque de Pómac. siguiendo hacia arriba está Laquipampa, importante, porque es un refugio de vida silvestre, como zona reservada del bosque seco, ecológicamente es una zona de transición entre la costa y la sierra, llamada ecotono, por entrecruzarse componentes de flora y fauna de ambas regiones; sigue Oxapampa, aquí se fabrica aguardiente de caña, puede verse los alambiques donde se destila este licor, luego está Moyán, una pequeña ciudad a 1500 m.s.n.m., donde el clima es benigno todo el año, tiene un buen centro de salud o posta médica modernamente equipada y con personal especializado. a partir de aquí el trayecto de la carretera se empina pasando por el lugar llamado Campamento, a 2300 m.s.n.m., denominado así, porque aquí se estableció el campamento de la compañía que trazo  y construyo la carretera a Incahuasi por el año 1970; un par de kilómetros antes, hay una división de la carretera, por un lado con un ramal que va a la izquierda con dirección al centro poblado de Uyurpampa y por el otro lado hacia la derecha va la carretera a la población de Incahuasi;en Uyurpampa hay hospedaje y alimentación comercial, está a una altura de 3000 m.s.n.m., por lo que el clima es frío; el último centro poblado que está más arriba es Marayhuaca, a 3500 m.s.n.m., muy próximo a la cumbre de la cordillera occidental, la que presenta ondulaciones que van desde los 3600 hasta los 4100 m.s.n.m., y constituye el divortium aquarum de las aguas, que vienen al Pacífico por un lado formando la cuenca dell río La Leche hacia el occidente y las aguas que van al Atlántico por quebradas que son afluentes  del río Huamcamba al oriente. 

Cartel que indica la división entre la Región Lambayeque y Región Cajamarca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


Arrozal en Mayascón
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Papelillo silvestre en el bosque seco de Mayascón
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Jardín botánico el Higuerón de propiedad del Dr. Demetrio Gonzáles Balzeca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Tuyos o achupallas en un acantilado del río La Leche
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cartel de Reserva de Laquipampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Plantas de cabuya en Laquipampa, al fondo las chacras de cultivo en secano en la sierra de Incahuasi
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Restaurante en Laquipampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Entrada a Moyán
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Caserío de Moyán
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cancha de fútbol en Moyan
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Viviendas de Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Planta de pitajaya (fruta silvestre) sobre una roca en Laquipampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Vista panorámica de la campiña Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Zona agrícola en Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Campiña profusamente cultivada en Incahuasi
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bosque de eucaliptos en Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cerco de pencas con sus grandes inflorescencias denominadas maguey en Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Sembrío de habas
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Sembrío de alverjas
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Sembrío de cebada
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Sembrío de avena
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Chacra de avena forrajera con ganado
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez

En lo que se refiere a la laguna Tembladera es muy conocida por dar origen al río La Leche, no hay mayor información sobre sus características, por lo que es necesario precisar algunos datos sobre la misma, indicando que es más grande que la laguna Mishaguanga de Miracosta y también más grande que las lagunas de las Huaringas en Huancabamba; tiene forma ovalada, de unos 300 metros de largo por 200 metros de ancho, abarcando una superficie de 6 hectáreas y una profundidad mayor de 34 metros, está ubicada en una gran hoyada o depresión de la cordillera y cuando se llega a la parte más alta aproximadamente a 3800 m.s.n.m., se observa al fondo la laguna y para llegar a la orilla hay que bajar por una ladera empinada cubierta de pajonales pantanosos de unos 500 metros de distancia; al observar la laguna desde las alturas se aprecia como el cráter de un gran volcán apagado, en cuyo fondo se ha formado la laguna, todo esto es impresionante, causando una fuerte impresionar cuando se ve por primera vez, aquí se producen torrenciales lluvias y y granizadas casi todo el año, con mayor intensidad de diciembre a abril.


Vista de la laguna Tembladera desde la parte alta de la cordillera
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Vista de la laguna Tembladera desde la parte alta de la cordillera
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Vista de la laguna Tembladera de la parte alta de la cordillera en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Orillas de la laguna con fuerte oleaje
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Desaguadero de la laguna Tembladera con un atajo de piedras para pescar truchas
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Canal por donde desagua la laguna y origina el río La Leche
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Lancha
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Ganado tomando agua en la laguna Tembladera
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Tres lagunas en la parte alta de la cordillera de Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez

En las orillas se aprecia un oleaje permanente, las aguas son transparentes y sirven de bebedero de ganado bovino y ovino, además se ven bandadas de patos salvajes y hay truchas que se desplazan velozmente por el riachuelo que hace de desaguadero, , la comunidad de Marayhuaca tiene un bote en sus orillas para los turistas que quieran entrar.

Para llegar a la laguna se deja la carreta que sigue hasta las minas de Cañariaco I y se corta a la derecha con dirección al sur, inmediatamente después de un gran afloramiento rocoso donde destaca una gran roca esférica sobre otra mole empinada conocida como “el gigante”, de aquí se camina aproximadamente 3 km hasta llegar al borde de una ladera, en donde se encuentran 3 pequeñas lagunas, de aquí se divisa al fondo la espectacular laguna Tembladera llamada así por el intenso frío que hace temblar al cuerpo y también por que parece que la superficie del agua estuviera temblando .

En las alturas de Marayhuaca con una densa vegetación de pajonales tipo jalca, desde el año 1995, se estableció un programa de reforestación, con pinos, existiendo en la actualidad amplias áreas cubiertas de gran cantidad de árboles, habiéndose transformado esta zona que era una jalca cubierta de pastizales, en un bosque con árboles de 10 ó más metros de altura, el objetivo del programa desarrollado por Pronamach, una institución del estado ahora desaparecida, era dar mejor uso a la tierra y proveer de un recurso maderero  a la población, pero ha sucedido algo inesperado, debido a que asociado a las raíces de estos árboles venidos de California, crece un hongo comestible. Este hongo, cuyo cuerpo fructífero que es la parte que se usa, pertenece al grupo de hongos llamados de sombrerito, es grande, mide de 10 a 15 cm de diámetro y pueden pesar 50 gramos, tienen una cubierta gelatinosa desagradable, la que se saca fácilmente como una piel antes de comerse, a este hongo se le llama comúnmente boleto, su nombre es Suillius luteus, en Marayhuaca se está consumiendo y también comercializando, para lo cual han instalado secadores solares artesanales, obteniéndose de 10 kilos de hongos frescos un kilo del hongo seco, cuyo precio es de 15 soles por kilo; el valor alimenticio de este hondo es altamente nutritivo, equivalente a la carne, por tener proteínas y minerales.


Bosque de pinos con hongos en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bosque de pinos en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bosque de pinos de Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Hongos debajo de los pinos en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Hongo en su medio natural
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Hongo comestible Sillius luteus creciendo dentro de la hierba debajo de los pinos
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Hongo comestible Sillius luteus creciendo dentro de la hierba debajo de los pinos
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Secadores solares para el hongo
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


Para informar algo más como es este hongo, se puede decir que sus semillas son esporas microscópicas a partir de las cuales se producen unos filamentos también microscópicos que se llaman hifas, las que pronto se pegan a las raíces de los pinos, formando una malla llamada micorriza, allí permanecen como una capa que absorben agua y minerales del suelo ayudando a la planta, a cambio toman los carbohidratos que acumula dicha raíz para alimentarse; es decir, hay una ayuda mutua entre el hongo y el pino, a esto se llama simbiosis, luego con el objeto de reproducirse, un grupo de hifas se transforman en el gran cuerpo fructífero que sale al exterior como un sombrero y es la parte que se ve y se consume, el resto permanece invisible hasta nuevamente originar otros cuerpos fructíferos.

Para poder distinguir estos hongos en los bosques de pinos, que ahora se están sembrando por todo los Andes del Perú, en todos los cuales crece este hongo, pero no se aprovecha, porque no lo conocen, pues crece sobre la hojarasca que se acumula debajo de los pinos, tiene la forma de un disco de color marrón rojizo, como un pan o bizcocho, al recogerlo se ve por su parte inferior unas finas láminas de color amarillo, con un tallito central o pie corto, grueso y escamoso, de color blanquecino, la sensación a tocar el hongo es pegajoso o baboso, por la capa gelatinosa que lo cubre y hay que sacarla.

La producción de este hongo solamente se da en la época de lluvias, entre enero a mayo, debido a que requiere de abundante agua, mejor si el suelo está inundado, el resto del año no se produce, por lo que para tener una producción permanente la única forma sería la inundación permanente.

Siguiendo de la localidad de Marayhuaca hacia la cumbre de la cordillera y entre los 3600 a 3800 m.s.n.m., encontramos una jalca de superficie ondulada, cubierta de pajonales en forma de manojos, formando  por  filamentos verde amarillentos de medio metro o algo más de altura, a estos pastos se les llama paja, los componentes típicos de los pajonales son especies pertenecientes a los géneros Calamagrostis, Festuca y Stipa, junto a esta vegetación crecen muchas plantas medicinales, utilizadas por los curanderos y brujos, tales como los llamados condor que son pequeñas plantas en forma de cordones, pertenecientes al género Huperzia y Lycopodium, los ornamos de los géneros, Loricaria, Valeriana y Valerianella, la hierba del carnero (Puya fastuosa), la guamanripa (Senecio teprhosioides), el lirio de jalca (Werneria nubigena), la achicoria de jalca (Hypochoeris taraxacoides), guamanpinta (Chuquiraga spinosa), en las partes rocosas hay orquídeas, helechos, líquenes y musgos a ras del suelo hay una cubierta de hierbas como una alfombra verde continua, llamada vegetación almodillada y cuando se impregna de agua por las lluvias que son  frecuentes, se convierten en pantanos llamados bofedales u oconales, allí los naturales crían su ganado en forma de pastoreo y ahí también el Ministerio de agricultura estableció un programa para criar alpacas, que al inicio fueron 300 individuos y se puso al cuidado de la comunidad, pero ahora se ha reducido a menos de la mitad, a pesar de que el lugar es muy propicio para crianza de estos animales, observándose inclusive que se reproducen, ojalá se incremente la población para beneficio de la comunidad.



Botánicos recogiendo muestras de plantas
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bofedal
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Ornamo estrella
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Ornamo estrella
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Ornamo amarillo
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Ornamo palma
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Achicoria de jalca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Achicoria de jalca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Vegetación en alfombra o almohadilla
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Lirio de jalca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Paja sola
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cóndor
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cóndor blanco
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cóndor rojo
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cóndor palma
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cóndor crespo
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Guamanrripa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Muñuño
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Panizara
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Romero macho
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Trencilla
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Trencilla
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Maique
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Guamanpinta
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Chinshango
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Orquídea
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Cartel de la crianza de alpacas
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Alpacas en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Alpacas en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez


En la llamada fila de Marayhuaca como se ha dicho se presenta un afloramiento espectacular de grandes rocas escarpadas y perpendiculares, de unos 20 metros de altura, donde destaca una roca esférica superpuesta a otra, como si se hubiera puesto a propósito y se le llama el gigante, además entre los pajonales se distingue el llamado camino del Inca, que es un bordo de unos 2 metros de ancho y uno de altura viéndose entre los pajonales como una línea recta y sin fin que se pierde a la vista, tanto hacia el norte como al sur, también existe la llamada brújula del inca que es un rectángulo construido con bordes en alto relieve y sus 4 ángulos apuntan perfectamente a los 4 puntos cardinales, finalmente en la zona agrícola, antes de llegar a Uyurpampa existen andenes construidos en tiempos remotos que siguen utilizándose en la agricultura y es raro su presencia en el norte del Perú, allí todavía existen variedades de papa cultivada endémicas de este lugar, constituyendo un recurso fitogenético de gran valor para la conservación de este alimento peruano.




Bosque de piedra en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Bosque de piedra en Marayhuaca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
El gigante
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
El gigante al borde de la carretera
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Camino del inca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Andenes en Uyurpampa
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Rectángulo trazado en la jalca de Marayhuaca llamada Brújula del Inca
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Escolares con vestimenta típica
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez
Excavaciones en la roca para recoger agua de lluvias
Foto: Leopoldo Vásquez Núñez

3 comentarios:

  1. muy bueno su aporte profesor me sirvio de mucho gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir esta excelente presentación que en sus textos y fotografías nos revela esa realidad de estos valles. Justamente leía a Paul Kosok quien describió en una perspectiva de prehistoria parte de estos lugares. Me sigue quedando la incógnita si el río La Leche tuvo antes un nombre en el lenguaje originario. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Acompañado con mi menor hijo, Arturo, y mi alumno Luis Gómez, oriundo de Uyurpampa, visité la laguna Tembladera la última semana del 2016. Gracias a este documento del notable profesor Leopoldo Vásquez, pude aprovechar mucho mejor la experiencia grata de conocer este importante rincón lambayecano. Felicitaciones, Dr Leopoldo Vásquez por su aporte a la cultura nacional.

    ResponderEliminar